Gastos deducibles autónomos

Economy concept image with scissors cutting receipt from shop

Analizamos en este post la eterna lucha entre la AEAT y el autónomo a cuenta de que gastos son deducibles y cuáles no, así como los requisitos para que un gasto sea deducible:

A continuación examinamos los requisitos para que un gasto sea deducible.

Para que la AEAT considere que un gasto es deducible debe cumplir los siguientes requisitos:

  • Deben ser gastos afectos a la actividad que realiza el autónomo.
  • Deben estar convenientemente justificados mediante sus correspondientes facturas.
  • Deben estar registrados contablemente en los libros de gastos y bienes de inversión.

Una vez revisados los requisitos de deducibilidad pasamos a ver qué gastos pueden ser deducibles:

  • Pagos a la Seguridad social a cargo de la empresa, como las cotizaciones del empresario y de los empleados. Con la Reforma fiscal, desde 2015, sólo es deducible el 50% de la aportación por contingencias comunes a mutualidades de previsión social.
  • Sueldos y Salarios, pagos a los trabajadores en concepto de sueldo, dietas, pagas extra, indemnizaciones, etc.
  • Otros gastos de personal, gastos de formación, seguros de accidente del personal y contribuciones a planes de pensiones.
  • Servicios profesionales independientes, minutas de abogados, notarios, asesores, economistas, así como las comisiones a mediadores.
  • Arrendamientos y cánones, alquileres, cánones, cuotas por arrendamiento financiero (leasing) que no tenga por objeto terrenos, solares u otros activos no amortizables.
  • Los gastos de consumo y explotación, que hacen referencia a las materias primas y auxiliares, compra de mercaderías, embalajes, envases, material de oficina, elementos y conjuntos incorporables.
  • Reparación y conservación, los gastos en mantenimiento, repuestos y adaptación de bienes materiales. No se tendrán en cuenta los gastos de mejora o ampliaciones al tratarse de inversiones amortizables en el tiempo.
  • Otros servicios, gastos en investigación y desarrollo, transportes, servicios bancarios, primas de seguros, relaciones públicas, suministros de electricidad, agua y teléfono.
  • Gastos financieros, que hacen referencia a intereses de préstamos y créditos, gastos de descuento de efectos, recargos por aplazamiento de deudas, etc.
  • Amortizaciones, importe del deterioro o depreciación de las inversiones contempladas como inmovilizado material o intangible afecto a la actividad.
  • Otros gastos deducibles, adquisición de libros, suscripción a revistas profesionales, gastos de asistencia a eventos relacionados con la actividad (cursos, congresos, conferencias), cuotas de asociaciones empresariales, corporaciones y cámara, así como las primas de seguro de enfermedad satisfechas por el autónomo para él, su cónyuge o hijos menores de 25 años que convivan en el domicilio familiar, con un máximo de 500€ por persona.
  • Provisiones deducibles y gastos de difícil justificación, con la entrada en vigor de la Reforma Fiscal, a partir de enero de 2015 se establece un tope anual de 2.000€ a la deducción en estimación directa simplificada del 5% del importe del rendimiento neto previo.

 

Los autónomos que tributen en estimación directa normal deducirán las provisiones vinculadas con facturas no cobradas.

Posted in Autónomos and tagged , .

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *